0
Mi cesta

Total:0,00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00
Seleccionar página

Repelentes de mosquitos. Tu aliado para un verano libre de picaduras.

El verano es la época del año en que más nos acordamos de los repelentes de mosquitos. Unas veces porque aprovechamos las vacaciones para hacer viajes a lugares donde hay que protegerse de estos molestos insectos. Otras, porque aunque nos quedamos en casa, sufrimos sus picaduras pudiendo ser en ocasiones un problema. Sea cual sea el motivo, en estos meses las visitas a la farmacia para consultar dudas sobre repelentes de mosquitos se incrementan.

¿Todos los repelentes son iguales? ¿Pueden utilizarse en todas las edades? Son muchas las dudas que pueden surgir. Vamos a ver si aclaramos algunas.

En primer lugar hay que distinguir entre repelentes de mosquitos naturales y sintéticos. Los naturales suelen estar formulados a base de aceites de plantas como la citronela, el lavandín o la lavanda. Otros repelentes naturales muy habituales son el geraniol y el citriodiol. El principal inconveniente que tienen los repelentes naturales es que su efecto dura menos que el de los sintéticos por lo que tienen que aplicarse cada menos tiempo. Una de sus ventajas es que es más raro que den reacciones alérgicas (aunque no están exentos).

Los repelentes sintéticos suelen estar compuestos por:

  • DEET (N,N-dietil-m-toluamida): es el más eficaz de todos. Se presenta en distintas concentraciones lo que hace que se tengan que aplicar menos veces. Las concentraciones más altas están indicadas para viajes a países tropicales con mosquitos que pueden ser transmisores de enfermedades.
  • IR3535 (Butilacetilaminopropionato de etilo): es también muy eficaz y con toxicidad mínima. A concentraciones bajas (10%) se puede aplicar en niños a partir de un año.
  • Icaridina (Hidroxietil isobutil piperidina carboxilato): puede ser tan eficaz como el DEET pero menos irritante.
  • Permetrina: no se pueden emplear directamente sobre la piel sino sobre la ropa donde permanece incluso después del lavado. Muy irritantes de la piel.

¡Importante! Los repelentes de insectos protegen frente a mosquitos, moscas, pulgas y garrapatas fundamentalmente. No repelen abejas, avispas o avispones. Tampoco hormigas ni arácnidos.

Dependiendo de la edad y de las condiciones del viaje se elegirá un tipo de repelente u otro. La Asociación Española de Pediatría desaconseja el uso del DEET por debajo de los dos años de edad priorizando el uso de las mosquiteras. La icaridina no tiene suficientes estudios de seguridad en menores de seis meses por lo que hay organismos que también lo desaconsejan en bebés. Se pueden emplear repelentes naturales a base de citronela a partir de los dos meses. Por debajo de esa edad no se recomienda ningún repelente. El citriodiol, pese a ser natural, tampoco se aconseja emplearlo en menores de dos años.

A partir del año de edad se pueden encontrar productos con IR3535 que protegen de forma eficaz frente a las picaduras de insectos además de poder emplear repelentes naturales.

A partir de los dos años se pueden utilizar todos los anteriores y añadir los repelentes con DEET a concentraciones bajas. También el citriodiol.

El DEET a concentraciones altas se emplea para viajes a zonas tropicales donde la picadura de los mosquitos puede transmitir enfermedades graves.

¿Cómo se aplica el repelente de mosquitos? ¿Cómo debe aplicarse cuando también queremos usar un fotoprotector? Estas preguntas también son frecuentes. Hay que tener en cuenta ciertas consideraciones a la hora de utilizar un repelente.

  • Probar primero en una zona pequeña de piel para comprobar que no produce ningún tipo de reacción alérgica.
  • Aplicarlo en las zonas del cuerpo expuestas y nunca bajo la ropa. Para proteger la cara, se echa una pequeña cantidad en las manos y se extiende por el rostro. Nunca se pulveriza directamente sobre la cara. Después, lavar muy bien las manos.
  • Si se utiliza en spray, no aplicarlo en habitaciones cerradas y evitar inhalarlo.
  • No se debe aplicar sobre heridas abiertas o lesiones de la piel.
  • No dejar que los niños se lo apliquen ellos mismos. Debe ser un adulto el que se lo ponga.
  • Si se utiliza fotoprotector, aplicarlo unos 15-30 minutos después del solar ya que el fotoprotector puede tener ingredientes que atraen a los insectos. También es importante tener en cuenta que el DEET puede afectar al FPS del fotoprotector disminuyéndolo.
  • Existen productos que combinan fotoprotector y repelente pero no son muy recomendables ya que para proteger la piel del sol hay que aplicárselos más frecuentemente de lo que se debería extender un repelente con el consiguiente riesgo de irritaciones, absorción por parte de la piel y efectos secundarios.
  • Lavar bien la piel con agua y jabón cuando ya no es necesaria la protección del repelente.

De forma general, los repelentes están indicados en niños o en personas de piel sensible que desarrollan una reacción alérgica importante a la picadura de insectos. En viajes a zonas tropicales sí están indicados para todos los viajeros con el fin de evitar la transmisión de enfermedades.

En la Farmacia Calvo Rojo y en su tienda online podéis comprar repelente de mosquitos para vuestros viajes internacionales así como repelente específico infantil para evitar las frecuentes picaduras en niños de todos los veranos.

¿Habéis usado alguna vez algún repelente de mosquitos? ¿En qué formato? ¿Natural o sintético? Contadnos vuestras experiencias y consultadnos vuestras dudas.