0
Mi cesta

Total:0,00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00
Seleccionar página

Prepara tu viaje, acuérdate de la farmacia (I)

Ya casi están aquí las vacaciones de Semana Santa. Estamos deseando que lleguen unos días festivos para descansar y disfrutar del tiempo libre, y también para poder hacer una escapada. Además como coinciden con la primavera, los días son más largos y se nos ocurren un montón de actividades para hacer.

Si tenemos la suerte de salir de viaje, habremos elegido con mimo e ilusión el destino, planificado con cuidado el calendario para aprovechar al máximo cada día y hasta no nos olvidamos de elegir y diseñar un horario de actividades de lo que haremos allí.

Nuestra maleta la prepararemos con la misma atención en cuanto a qué ropa voy a llevar o qué accesorios voy a necesitar… estos últimos parecen cada vez más imprescindibles y es que con la aparición de decathlones y similares parece que hay un “gadget” para que hasta ir a comprar el pan parezca un deporte extremo.

Sin embargo a la hora de preparar la maleta a veces no tenemos en cuenta otros productos que, por más cotidianos, se nos hacen menos presentes. Nos estamos refiriendo a esos productos de farmacia de los que solo nos acordamos cuando es demasiado tarde.

Así pues ¿qué debemos llevar de la botica cuando nos vamos de viaje?

Lo primero y fundamental: el tratamiento habitual que tengamos pautado. Evidente ¿verdad? Pues no son nada infrecuentes los olvidos de medicación para hipertensión, colesterol, diabetes o cualquier patología que requiera un tratamiento diario y crónico.

Es algo que suele ocasionar un verdadero problema, pues puedes no encontrar con la rapidez que necesitas la medicación que tienes prescrita. De un mismo principio activo puede haber varias presentaciones, que no tienen por qué ser sustituibles entre sí, con lo que es posible que las farmacias que visites no lo tengan en ese momento y aunque te lo puedan traer eso ya te descuadra ese itinerario que tan cuidadosamente habías planificado.

A lo anterior se pueden sumar dos agravantes que lo compliquen aún más. Que hayas salido al extranjero y que no lleves la receta médica. Esta última es de lo más común y desde la farmacia no podemos dejar de recordar que cada medicación requiere su correspondiente prescripción médica.

Así que antes de pensar en cualquier otra cosa, conviene asegurarse de que el tratamiento está asegurado para los días que se va a estar fuera. Si es posible,mejor llevar alguna dosis más por si surge algún imprevisto. Además, si se viaja en avión, llevarlo siempre en el equipaje de mano y, según el destino, no está de más llevar la receta y/o informe médico.

Después de esto, siempre resulta útil llevar un pequeño botiquín por si surge algún contratiempo. Dependiendo del destino del viaje y de los días que se va a estar fuera será más o menos grande; no hace falta llevar una farmacia encima pero sí algunos productos que nos pueden ser útiles en caso de emergencia. En cualquier caso, es recomendable llevar un analgésico, un antiséptico de piel, unas gasas, esparadrapo, tijeras y unas tiritas.

Puede ser conveniente también contar con algún medicamento anticinetosis, es decir para combatir el mareo que aparece en los desplazamientos, especialmente en caso de viajar con niños.

Según el destino y actividades elegidas no debemos de olvidarnos de añadir un antihistamínico oral y una pomada antiinflamatoria (no te pierdas nuestra opción natural y ecológica) y otra para tratar reacciones alérgicas cutáneas.

Ya vamos llenando la maleta ¿verdad? Pues todavía quedan más cosas por meter. Quizá no son necesarias en todos los viajes pero conviene acordarse de ellas si nos dirigimos a algunos destinos. Hablamos de repelentes de mosquitos, antidiarreicos o fotoprotectores. Bueno, estos últimos es mejor llevarlos siempre, independientemente del destino.

Como la maleta va pesando, vamos a dejar esto para el siguiente post.

¿A vosotros también se os han olvidado cosas a la hora de hacer el equipaje? Contadnos vuestras experiencias y no dudéis de consultarnos.