0
Mi cesta

Total:0,00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00
Seleccionar página

Inhaladores: tipos y cómo usarlos (y II)

Continuamos con la serie de entradas dedicadas al correcto uso de los inhaladores.

En el blog anterior hablamos de los inhaladores de cartucho presurizado. Nos quedaban por comentar los inhaladores de polvo seco.

Éstos son los que tienen el medicamento en forma de un polvo muy fino. De hecho, hay pacientes que nos comentan que les cuesta saber si han recibido la dosis que necesitan ya que no notan nada al utilizar el inhalador. Si el dispositivo se utiliza correctamente la administración del fármaco se realiza sin ningún problema.

Los inhaladores de polvo seco se dividen en monodosis y multidosis.

Los dispositivos monodosis más habituales son aerolizer®, breezhaler® y handihaler®. Existen otros como Inhalator Ingelhaim® y spinhaler® pero no se utilizan tanto. En todos ellos el fármaco se presenta en cápsulas que se van cargando en el dispositivo cada vez que es necesaria la administración de una dosis de tratamiento.

De forma general, los pasos a seguir para utilizar estos dispositivos son:

  1. Permanecer sentado o de pie durante el proceso.
  2. Abrir el inhalador e introducir la cápsula de medicamento en su lugar.
  3. Cerrar el inhalador y agujerear la cápsula apretando los botones laterales del dispositivo (en algunos casos, con el cierre del inhalador ya se agujerea la cápsula).
  4. Liberar el aire de los pulmones.
  5. Acercar la boquilla del inhalador a los labios e inspirar enérgicamente.
  6. Retirar el dispositivo de la boca y aguantar la respiración durante 10 segundos.
  7. Soltar el aire lentamente.
  8. Retirar la cápsula vacía y cerrar el inhalador.
  9. Si hay que administrar más dosis, esperar al menos un minuto para volver a repetir los pasos.
  10. Enjuagar la boca con agua.

Los inhaladores de polvo seco multidosis tienen cargadas todas la dosis del medicamento y se van liberando según se vayan necesitando. Suelen llevar un contador que indica el número de dosis que quedan en el dispositivo. Hay varios tipos. Los más habituales hasta ahora eran turbuhaler® y accuhaler® aunque en los últimos años se han ido introduciendo más dispositivos como el easyhaler®, ellipta®, novolizer®, genuair®, spiromax® o nexhaler®.

Los pasos a seguir en todos ellos son los mismos cambiando únicamente la forma de preparar la dosis ya que cada tipo de inhalador lo hace de una forma diferente. Vamos a ver primero cómo se realiza este proceso y luego indicamos los pasos para la correcta utilización del dispositivo.

  • Turbuhaler®: se gira la rosca que hay en la base del inhalador hasta que se llegue al tope y luego en sentido contrario hasta oír un click.
  • Accuhaler®: se levanta la tapa hasta oír un click que deja a la vista la boquilla del inhalador y una palanca. Después, se presiona la palanca hasta oír un click.
  • Easyhaler®: se parece a un inhalador de cartucho. Se destapa, se agita y en posición vertical, se presiona el pulsador hasta escuchar el click.
  • Ellipta®: es muy fácil de utilizar ya que basta con abrir la tapa hasta escuchar un click para que la dosis quede cargada.
  • Novolizer®: se pulsa un botón para preparar la dosis. En la ventana de control, hay un cambio de color que indica que la dosis está cargada a la vez que se escucha un click.
  • Genuair®: es más moderno que el novolizer® y muy similar a éste. También dispone de una ventana de control para ver el cambio de color y un click que avisa de la preparación de la dosis.
  • Spiromax®: también es muy parecido en la forma a un inhalador de cartucho presurizado. En este caso, al bajar la tapa se oye un click que indica que está listo para ser utilizado.
  • Nexhaler®: es muy fácil de utilizar ya que al abrirlo se escucha un click que indica que la dosis de medicamento ya está preparada para ser administrada.

Los pasos a seguir cuando se utiliza un inhalador de polvo seco son:

  1. Colocarse sentado o de pie.
  2. Abrir la tapa del inhalador.
  3. Cargar la dosis correspondiente según el tipo de inhalador.
  4. Soltar el aire de los pulmones.
  5. Acercar la boquilla del inhalador a los labios.
  6. Aspirar enérgicamente una vez.
  7. Mantener la respiración durante diez segundos y soltar el aire lentamente.
  8. Si hay que administrar más de una dosis, esperar como mínimo un minuto y repetir los pasos anteriores.
  9. Tapar el inhalador y enjuagar la boca.

En cuanto al mantenimiento de estos inhaladores sólo hay que limpiar con un paño seco la boquilla una vez a la semana como mínimo y mantenerlo en un lugar seco. Nunca lavarlos con agua.

En estos casos no hay dudas de cuándo se ha acabado el inhalador ya que llevan incorporado un contador de dosis que avisa de las que quedan en el dispositivo.

Como veis, existe una gran variedad de dispositivos para administrar medicamentos para las vías respiratorias. Lo importante es utilizarlos correctamente para que el tratamiento sea eficaz.

¿Habéis utilizado alguna vez inhaladores de polvo seco? ¿Os ha sido fácil su manejo? Dejadnos un comentario contándonos vuestras experiencias y consultadnos vuestras dudas. En Farmacia Calvo Rojo os ayudaremos a resolverlas.