0
Mi cesta

Total:0,00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00
Seleccionar página

Inhaladores: tipos y cómo usarlos (I)

El 7 de mayo se conmemora el Día Mundial del asma. Creemos que es el mejor momento para escribir este blog sobre el uso correcto de los inhaladores, puesto que son uno de los dispositivos que más se usan para la administración de los tratamientos contra el asma y su efectividad depende de su correcta utilización.

Hay que aclarar que los inhaladores no se emplean únicamente para tratar el asma. Hay otras patologías que también necesitan de estos dispositivos para que los medicamentos lleguen a los bronquios de forma correcta. Por ejemplo, en la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) el uso de inhaladores es indispensable para su adecuado tratamiento.

Los inhaladores permiten que los fármacos actúen más rápidamente y, además, emplear dosis más bajas que si se administran por otras vías, lo que reduce los efectos secundarios.

Los medicamentos que se administran con inhaladores suelen ser broncodilatadores que abren las vías respiratorias, y antiinflamatorios que reducen la inflamación de los bronquios. Estos antiinflamatorios son corticoides. Los broncodilatadores tienen un efecto más rápido que los corticoides.

En ocasiones, en un inhalador se combinan los dos tipos de medicamentos para optimizar el tratamiento. En otras ocasiones hay que utilizar dos inhaladores distintos. En este caso se debe administrar primero el broncodilatador y a los diez minutos, cuando el broncodilatador haya hecho efecto, el antiinflamatorio.

Los corticoides tiene, cierto efecto inmunosupresor. Por ello se recomienda, después de emplear un inhalador con corticoides, enjuagarse la boca con agua o agua con bicarbonato, limpiando la cavidad bucal de los restos de fármaco, lo que ayuda a evitar la aparición de hongos.

Para que el resultado de la administración de los fármacos mediante inhaladores sea óptimo es necesario que el paciente utilice correctamente el inhalador. No siempre es fácil familiarizarse con él. Además hay varios tipos de dispositivos y cada uno tiene una técnica diferente.

Los inhaladores se dividen en dos grandes grupos: inhaladores con cartucho presurizado e inhaladores de polvo seco.

La imagen de inhalador que tenemos todos en la cabeza es la de los inhaladores con cartucho presurizado. Liberan la dosis exacta del fármaco con cada pulsación (presurización).

Los inhaladores de polvo seco llevan el fármaco en forma de un polvo muy fino. Pueden ser de dos tipos: monodosis (el medicamento va en cápsulas con la dosis adecuada y que se cambian en cada uso en el dispositivo) y multidosis (en el inhalador están todas las dosis del fármaco y se liberan de una en una).

Vamos a ver cómo se utilizan los inhaladores con cartucho.

El uso de estos inhaladores puede resultar algo complicada para algunas personas, pues se ha de coordinar la inspiración con la pulsación. Niños pequeños y personas mayores suelen ser el tipo de paciente con problemas para en el uso correcto de estos inhaladores, en estos caso se pueden emplear con cámara espaciadora, que es un dispositivo que hace que la dosis del fármaco quede recogida en un espacio reducido de donde el paciente la irá inhalando al respirar a través de dicha cámara.

En niños pequeños se emplean los inhaladores con cartucho ayudándose de una cámara espaciadora y una mascarilla. A partir de los 4 años puede prescindirse de la mascarilla y utilizar únicamente la cámara.

Niños 0- 3 años:

  1. Colocar al niño sentado o de pie para que los pulmones tengan la máxima capacidad.
  2. Destapar el inhalador, agitarlo y colocarlo en la cámara en posición vertical.
  3. Ajustar la mascarilla que está conectada al otro lado de la cámara a la boca y nariz del niño.
  4. Apretar una vez el pulsador del inhalador para liberar una dosis del medicamento.
  5. Mantener la mascarilla ajustada mientras el niño respira 5 veces el contenido de la cámara.
  6. Si hay que administrar más dosis repetir los pasos esperando como mínimo 30 segundos entre ellas.
  7. Enjuagar la boca y limpiar la mascarilla.

Niños 4 – 6 años:

  1. Colocar al niño sentado o de pie.
  2. Destapar el inhalador, agitarlo y colocarlo en la cámara en posición vertical.
  3. Colocar la boquilla de la cámara en la boca del niño.
  4. Apretar el pulsador para liberar una dosis.
  5. Controlar que el niño respire 5 veces el contenido de la cámara.
  6. Si hay que administrar varias dosis, repetir los pasos esperando como mínimo 30 segundos entre ellas.
  7. Enjuagar la boca.

Niños a partir de 6 años, adolescentes y adultos:

  1. Colocarse sentado o de pie.
  2. Destapar el inhalador, agitarlo y colocarlo en la cámara en posición vertical.
  3. Espirar el aire de los pulmones.
  4. Colocar la boquilla de la cámara en la boca.
  5. Apretar el pulsador para liberar una dosis de medicamento.
  6. Inspirar lentamente hasta llenar los pulmones y contener la respiración durante 10 segundos.
  7. Si hay que administrar varias dosis, repetir los pasos esperando como mínimo 30 segundos entre ellas.
  8. Enjuagar la boca.

Adultos sin utilizar cámara espaciadora:

  1. Colocarse sentado o de pie.
  2. Destapar el inhalador y agitarlo.
  3. Soltar el aire de los pulmones.
  4. Colocar la boquilla del inhalador en la boca manteniéndolo en posición vertical.
  5. Presionar el pulsador del inhalador para liberar un puff.
  6. Inspirar lentamente hasta llenar los pulmones y contener la respiración durante 10 segundos.
  7. Si hay que administrar más dosis, repetir los paso esperando como mínimo 10 segundos entre ellas.
  8. Enjuagar la boca.

Si se emplea cámara espaciadora conviene limpiarla con agua y jabón y posteriormente aclararla con agua cada una o dos semanas.

Dejamos los inhaladores de polvo seco para el siguiente blog puesto que es tema es bastante extenso. Pero antes quisiéramos resolver una duda que suele presentarse de vez en cuando en la farmacia: ¿Cómo se sabe si el cartucho del inhalador se ha acabado? Hay un truco que nos puede ayudar. En un vaso de agua metemos el cartucho. Si se hunde, está lleno. Si flota, está vacío. Si se queda a mitad del vaso en posición vertical es que quedan todavía dosis por utilizar. No es una forma exacta de comprobar el estado del cartucho pero nos puede dar una idea.

¿Empleáis habitualmente inhaladores? ¿Os han explicado cómo usarlos? ¿Os ha surgido alguna duda cuando los habéis utilizado? Dejadnos un comentario contándonos vuestra experiencia con el uso de inhaladores y preguntándonos por vuestras dudas.