0
Mi cesta

Total:0,00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00
Seleccionar página

Gripe y resfriado. Prevención, tratamiento y cómo diferenciarlos

A finales de otoño, con la llegada del frío, en las farmacias empieza a notarse un aumento de la demanda de antigripales así como las consultas sobre resfriados y gripe. A veces hay dudas sobre el proceso que se está cursando y cuál es su tratamiento más adecuado ya que tienen aspectos comunes. En la entrada de hoy os hablaremos de los síntomas de cada uno para poder diferenciarlos, de como se tratan y lo más importante, de como prevenirlos.

Síntomas y cómo diferenciarlos.

Gripe y resfriado son enfermedades que afectan a las vías respiratorias y que se transmiten por vía aérea (con las gotículas que se liberan al toser o estornudar) o por contacto directo con personas u objetos contaminados. Ambas son causadas por virus: la gripe por virus del género influenza, con gran capacidad de mutación; y el resfriado por multitud de virus, fundamentalmente de los géneros rinovirus y coronavirus.

La gripe se caracteriza por fiebre alta, dolor de cabeza, dolor muscular, tos seca y cansancio. Los síntomas suelen aparecer de forma repentina. Es un proceso autolimitado que suele durar una semana aunque la tos y el cansancio puede prolongarse algo más de tiempo.

En el resfriado los síntomas aparecen de forma paulatina. Si hay fiebre, no es tan alta como en la gripe. Lo más característico es la rinorrea (moqueo continuo y líquido), tos, dolor de garganta, estornudos y lagrimeo ocular. También es un proceso autolimitado que remite por sí solo en un periodo de una semana aunque la tos puede continuar algunos días más.

Tratamiento

En ambos casos el tratamiento está destinado a paliar los síntomas ya que como hemos dicho son enfermedades que tienen un periodo limitado de duración. Para la gripe se suele recomendar un analgésico/antitérmico que controle la fiebre y el dolor de cabeza y muscular. También un antitusígeno si la tos es persistente y no deja descansar.

En los resfriados el tratamiento farmacológico consiste en un analgésico/antitérmico para la fiebre si la hubiese y el dolor de garganta. Los descongestivos son útiles para evitar las molestias de la nariz. Ocasionalmente se puede añadir un antitusivo o un mucolítico (dependiendo del tipo de tos que se presente).

Muy importante: en ambos casos no son útiles los antibióticos. Al ser infecciones víricas, los antibióticos no resultan eficaces.

El tratamiento farmacológico se complementa con descanso y abundante ingesta de líquidos.

Cómo prevenirlos

En cuanto a prevención es importante saber que existe vacunación frente a la gripe pero no frente a los resfriados. Esta vacuna es anual y cada año se adapta a las cepas de virus que pueden producir la enfermedad ese año. Está indicada en personas mayores de 65 años, pacientes con enfermedades cardíacas, pulmonares, renales o metabólicas (diabetes), inmunodeprimidos y personas con alto riesgo de contagio (como personal sanitario).

Las medidas más importantes para evitar el contagio de estas enfermedades son una escrupulosa higiene de manos, utilizar pañuelos desechables, evitar lugares cerrados y con aglomeraciones, evitar el tabaco y no compartir objetos como vasos, cubiertos, toallas…con enfermos.

Tradicionalmente también se han utilizado remedios naturales para prevenir y combatir estos cuadros. Generalmente se han usado equinácea, vitamina C y propóleo. Pueden emplearse pero teniendo siempre en cuenta que lo fundamental para evitar contagios es el lavado frecuente de manos, podemos mejorar nuestra higiene de manos usando un antiséptico específico para ellas.

Como hemos visto son procesos autolimitados y no suelen presentar complicaciones. Aun así, cuando el periodo de enfermedad supera los siete días, se presenta dolor torácico o la fiebre no remite en cuatro o cinco días, conviene consultar con un médico.

Desde la Farmacia Calvo Rojo os animamos a seguir estos consejos para minimizar el riesgo de contraer una de estas enfermedades tan típicas de los meses de otoño e invierno.

¿Os soléis acatarrar en invierno? ¿Habéis tenido alguna gripe? ¿Cómo combatís estos procesos? Contadnos vuestras experiencias y consultadnos vuestras dudas.