0
Mi cesta

Total:0,00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00
Seleccionar página

Fotoprotectores: ¿qué son?. Tipos de filtros.

¡Por fin ha llegado junio! Los días son muy largos y empieza a hacer calor de verdad. Vemos el final del curso y las vacaciones muy cerca. Empezamos a tener más planes de ocio al aire libre: salidas al campo, visitas a parques recreativos, aperitivos en terrazas y días de piscina son los más habituales. Es entonces cuando nos acordamos de protegernos del sol, o mejor dicho de protegernos frente las radiaciones solares.

Dentro de las medidas básicas de fotoprotección: protegerse con ropa, sombrero y gafas de sol; protegerse frente a las radiaciones solares aun estando nublado; no permanecer mucho tiempo al sol, ni aun usando protector solar, evitando hacerlo en las horas de mayor incidencia de luz solar (entre 12 y 17h). Los fotoprotectores son lo primero que se nos viene a la mente.

Los fotoprotectores previenen los daños que puede producir la radiación solar en nuestra piel. Éstos pueden ir desde quemaduras hasta problemas muy graves como el cáncer de piel. Solemos utilizarlos solo en verano pero es recomendable emplearlos todo el año en las zonas del cuerpo expuestas al sol y ¡muy importante!, en parajes nevados.

Cuando vamos a comprar un fotoprotector en la farmacia nos surgen varias preguntas: ¿Qué tipo de fotoprotectores hay? ¿Cómo elegir el más adecuado? ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir? En la Farmacia Calvo Rojo os resolvemos algunas dudas.

En primer lugar nos encontramos con que hay fotoprotectores para niños y para adultos. ¿Por qué? Porque la piel de los niños y la de los adultos es diferente. La de los niños es más fina y sensible por lo que necesitan fotoprotectores específicos para ellos. Los solares infantiles tienen menos alcohol y perfumes que los de adultos. Además los filtros utilizados son mayoritariamente físicos y además, suelen formularse para que sean más resistentes al agua y a la fricción. Debemos tener siempre presente que los bebés de menos de seis meses no deben exponerse al sol y que los niños hasta tres años no deben hacerlo en horas de máxima incidencia.

Hablábamos de filtros físicos. ¿Qué son? ¿Qué tipos de filtros se utilizan? En los fotoprotectores solares se emplean tres tipos de filtros:

  • Filtros físicos: son partículas minerales que forman una capa sobre la piel sin penetrar en ella y que reflejan la radiación solar. Los más habituales son el dióxido de titanio, el óxido de zinc, el carbonato cálcico (mica) y compuestos de magnesio. El problema que tienen es el riesgo de que pasen a torrente sanguíneo si las partículas son muy pequeñas (nanopartículas) o se inhalen. En cremas y lociones no hay riesgo de inhalación y en cuanto a la posibilidad de que lleguen a la sangre a través de la piel, se ha estudiado que la utilización de nanopartículas de filtros físicos en fotoprotectores en las concentraciones admitidas por la normativa europea se considera segura. Cuando se emplean nanopartículas debe figurar indicado en el envase. También existen fotoprotectores con filtros físicos sin ser en nanopartículas.
  • Filtros químicos: son compuestos que penetran en la piel y transforman la radiación solar que llega a ella en calor de forma que no es dañina para la piel. Los filtros químicos suelen ser acrilatos, derivados de benzimidazoles, derivados de las benzofenonas, derivados de los salicilatos, derivados del benzoilmetano y ésteres cinamatos. Entre los más habituales están octocrylene, homosalate, oxibenzona, octilmetoxicinamato y dibenzoilmetano.
  • Filtros biológicos: son antioxidantes que evitan la formación de radicales libres que pueden dañar las células de la piel. Los más habituales son las vitaminas A (betacarotenos), C y E. Se suelen combinar con los filtros químicos.
  • Los filtros físicos, al no penetrar en la piel, están más recomendados para pieles sensibles, reactivas y de niños ya que dan lugar a menos reacciones alérgicas y dermatitis. El principal inconveniente es que la textura de los fotoprotectores que los llevan de forma mayoritaria es más densa y difícil de extender.

    Los productos con filtros químicos tienen texturas más ligeras pero pueden dar más fácilmente problemas cutáneos ya que sus componentes son absorbidos por la piel. Es por ello que generalmente en los fotoprotectores solares se pueden encontrar filtros químicos, físicos y biológicos juntos en su composición. Es la forma de usar menos cantidad de cada uno de llos y minimizar las reacciones alérgicas o dermatitis y tener una formulación cómoda y agradable de utilizar.

    Entonces ¿qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un fotoprotector? Pues como hemos indicado hay que valorar varios factores como son la edad, el tipo de piel y la zona del cuerpo que queramos proteger. No es lo mismo buscar un producto para la cara que uno corporal. Para el rostro se emplean principalmente cremas. También hay presentaciones en forma de polvos compactos que son muy útiles todo el año. Para el cuerpo se buscan productos que se extiendan bien y se apliquen de forma rápida. Los más habituales son las lociones y los sprays aunque están surgiendo nuevas formulaciones como los aceites secos.

    En la tienda online de la Farmacia Calvo Rojo podéis comprar los fotoprotectores ISDIN. Es una marca española que lleva muchos años en el mercado y es especialista en fotoprotección. Tiene productos para adultos y niños y en múltiples formatos para poder elegir el que más se adecue a vuestras necesidades. Lo mismo se puede decir de los fotoprotectores Acofar. Tienen muchas presentaciones y además a precios muy competitivos.

    Como no podía ser de otra manera, en la sección Eco, bío y vegana, podéis encontrar una alternativa natural para protegeros del sol. Son los solares UVBIO, una marca francesa pionera en fotoprotectores veganos. Tienen los certificados Cosmebio y Vegan. Están formulados con ingredientes naturales y filtros físicos que hacen que tengan una tolerancia cutánea muy alta y además sean menos contaminantes para el medio ambiente. Los fotoprotectores parecen ser una de las causas de la degradación de los fondos marinos y los arrecifes de coral. Aunque tanto los filtros físicos como los químicos pueden afectar al medio marino, parece que los físicos lo hacen en menor medida. Encontrar el equilibrio entre la protección de la piel y el cuidado del medio ambiente es uno de los objetivos de la I+D de fotoprotectores.

    ¡Ahora, además podrás conseguir tu solar UVBIO gratis! Participa en nuestros sorteos de solares de UVBIO en nuestra web, en Instagram y en Facebook y llévate el tuyo.

    Llegados a este punto, sólo falta comentaros que podéis tener dudas en las presentaciones de los fotoprotectores o en el tipo de filtros solares que utilizan, pero que lo fundamental es tener claro que la piel debe protegerse para evitar daños actuales y problemas futuros.

    ¿Os ha ayudado este artículo a resolver vuestras dudas? ¿Qué fotoprotector vais a utilizar este verano? ¿Lo usáis todo el año? Contadnos vuestras experiencias y no dudéis en consultarnos vuestras dudas.

    Nos despedimos con un vídeo donde podéis conocer más a fondo los solares de UVBIO: