0
Mi cesta

Total:0,00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00
Seleccionar página

Cosmética y pruebas en animales. Resolvemos tus dudas

Como ya hemos visto en anteriores entradas de blog (Ingredientes de cosmética natural ¿Cuáles no encontrarás?), la cosmética natural se caracteriza porque no se realizan ensayos en animales de sus productos. Pero ¿qué sucede en la cosmética convencional? ¿Se realizan test en animales? ¿Son obligatorios?

De nuevo tenemos que tener en cuenta que todo lo que afecta a la fabricación y comercialización de cosméticos está recogido en la legislación. Concretamente en el Reglamento 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo del 30 de noviembre de 2009 sobre los cosméticos. Esta normativa, que ha entrado en vigor en distintas fases, prohíbe la experimentación en animales para la fabricación de cosméticos aunque hay algunas excepciones.

Empecemos por ver cómo se fue aplicando progresivamente la prohibición de pruebas en animales. En un primer momento, en 2004, se prohibieron los test en animales de productos cosméticos acabados. En 2009 se prohibieron las pruebas en animales de ingredientes o combinaciones de ingredientes utilizados en este tipo de productos. Además se prohibió la comercialización de cosméticos fabricados fuera de la Unión Europea probados en animales tanto si habían sido testados como producto final como si se habían probado los ingredientes o combinación de ingredientes.

En marzo de 2013 se prohibieron definitivamente las pruebas en animales ya que hasta esta fecha podían seguir haciéndose ensayos para determinar la toxicidad por administración repetida, toxicidad para la función reproductora y toxicocinética. La dificultad para desarrollar alternativas a los ensayos en animales para determinar estos parámetros hizo que el plazo en estos casos fuese algo más largo pero se puede decir que desde marzo de 2013 están prohibidas las pruebas en animales de cosméticos así como la comercialización en la Unión Europea de cosméticos que hayan sido testados en animales.

Eso sí, la norma deja la posibilidad de hacer alguna excepción. Si en una formulación aparece un ingrediente del que hay que valorar su seguridad, se puede solicitar autorización para realizar ensayos en animales de forma excepcional siempre que se cumplan dos requisitos: que el ingrediente esté generalizado y no se pueda sustituir por otro que realice la misma función y que se explique el problema para la salud humana justificando la necesidad de este tipo de ensayos e indicando el protocolo de investigación que se necesita realizar. Como vemos es algo muy excepcional que además debe ser valorado para su autorización.

Como los cosméticos y los ingredientes han de seguir siendo probados para determinar su seguridad, se tienen que buscar métodos alternativos para su valoración. Así, hoy en día se hacen pruebas in vivo (en voluntarios) o se utilizan métodos in vitro que usan muestras de tejido, pieles sintéticas, cultivos bacterianos y otros métodos de laboratorio. De esta manera se constata que los productos son seguros y pueden utilizarse sin problemas.

Así pues se puede decir que en Europa no se experimenta con animales en la elaboración de cosméticos ni tampoco podemos encontrar productos de fuera de la Unión Europea testados en ellos desde marzo del 2013. Además, el pleno del Parlamento Europeo adoptó en mayo de 2018 una resolución en la que pide que se prohíba a nivel mundial la experimentación con animales en la industria cosmética. Actualmente está prohibida en la Unión Europea, India, Guatemala, Islandia, Israel, Nueva Zelanda, Noruega, Turquía, Serbia y Suiza pero se permiten en más del 80% de los países del mundo.

Entonces ¿no hay cosméticos convencionales probados en animales? Aquí hay que hacer alguna aclaración.

Algunos ingredientes no son exclusivos de cosmética sino que pueden ser utilizados en otros ámbitos como el farmacéutico, alimentario o químico donde no hay estas restricciones. Por lo tanto podemos encontrar cosméticos con ingredientes testados en animales aunque no con este fin.

Además, hay productos que se comercializaban antes de la prohibición y que siguen estando en el mercado por lo que en el mercado hay cosméticos que fueron probados en animales en su origen.

Los cosméticos naturales suelen presentar un sello que indica que no han sido testados en animales. Pero como hemos visto, esto ya no es algo exclusivo de este tipo de cosmética y hoy en día ningún cosmético autorizado en Europa puede ser probado en animales de acuerdo a la normativa que deben cumplir. Sin duda la cosmética natural actuó como pionera y marcó un camino que, respaldado por el consumidor, ha logrado que se haya dado un gran paso en este campo y se espera que más países se unan a esta prohibición. Los cosméticos que utilizamos pueden ser seguros sin ser necesarias pruebas en animales.

En la tienda online de la Farmacia Calvo Rojo podéis encontrar tanto productos de cosmética natural como de cosmética convencional. Entrad y comprobad la variedad de marcas entre las que podéis elegir.

¿Qué tipo de cosmética utilizáis principalmente? ¿Conocíais la prohibición de ensayos en animales? Contadnos vuestras experiencias y preguntadnos vuestras dudas.