0
Mi cesta

Total:0,00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00
Seleccionar página

Cambios de horario y problemas para dormir

A veces, cuando volvemos a la rutina habitual tras las vacaciones, notamos que nos cuesta dormirnos por la noche. Damos vueltas y vueltas y nos levantamos por la mañana sin haber descansado lo necesario. El cambio de horarios durante las vacaciones hace que nuestro organismo necesite un periodo de adaptación para volver a ajustarse al ritmo cotidiano. Esta adaptación supone unos días pero ¿qué ocurre cuando los problemas para dormir son más duraderos?

El insomnio es el trastorno del sueño más común. Es la reducción de la capacidad para dormir. Puede ser de dos tipos:

  • Insomnio de inicio: se produce cuando una persona tarda en dormirse más de 30 minutos.
  • Insomnio de mantenimiento: se produce cuando no se consigue mantener el sueño. Se producen despertares nocturnos de más de 30 minutos durante la noche o se produce el despertar definitivo muy pronto acortando las horas de sueño.

El número de horas de sueño necesarias para un correcto descanso y funcionamiento del organismo depende de una persona a otra aunque la media es de 8 horas.

Dependiendo de la duración del problema, el insomnio puede ser transitorio (si dura menos de un mes) o crónico (si dura más de seis meses). A veces el insomnio crónico se puede prolongar durante años.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de insomnio? También hay varios tipos.

  • Insomnio debido al propio paciente: existe alguna enfermedad o condición que impiden el sueño. Hablamos de enfermedades metabólicas, neurológicas, digestivas, urológicas, que cursen con dolor…que impiden el descanso. También se incluyen aquí el embarazo y la menopausia que aunque no son enfermedades, dificultan el sueño. Además puede deberse a consumo de medicamentos o drogas o malos hábitos del sueño.
  • Insomnio debido a causas externas: es el debido a viajes, turnos de trabajo o entornos ruidosos.

Identificando la causa del problema se puede encontrar el tratamiento adecuado para cada situación. No es lo mismo tratar el insomnio debido a una enfermedad que el producido por hábitos inadecuados.

De forma general es necesario tener una buena higiene de sueño para lo que hay que tomar medidas que faciliten el descanso. Algunas de ellas son:

  • Mantener un horario regular acostándose y levantándose a la misma hora todos los días. También hay que evitar las siestas largas durante el día.
  • No tomar sustancias excitantes al final del día: café, té, tabaco, alcohol…
  • Cenar de forma ligera 1 o 2 horas antes de acostarse procurando no irse a la cama con hambre.
  • No realizar actividad física a última hora del día ya que activa el organismo.
  • Evitar leer, ver la televisión, utilizar el ordenador o consultar el móvil en la cama. Especialmente evitar el uso de aquellos dispositivos que emitan luz azul.
  • El dormitorio debe tener unas condiciones adecuadas para el descanso evitando ruidos, luces brillantes y manteniendo una temperatura agradable.
  • Si cuesta conciliar el sueño, lo mejor es levantarse y relajarse en otra habitación antes de volver a la cama.

A veces, con estas medidas no se consigue combatir el insomnio siendo necesario tomar algún suplemento que ayude a relajarse o a inducir el sueño.

Se pueden emplear preparados a base de plantas medicinales para disminuir la ansiedad y favorecer la conciliación del sueño. Los más habituales son valeriana, tila y pasiflora. Se pueden encontrar en forma de cápsulas o infusiones.

Otro compuesto que se puede utilizar es la melatonina. Antes se utilizaba principalmente para combatir el jet lag en viajes largos y en algunas enfermedades. La melatonina es una hormona secretada de forma natural por nuestro organismo y que entre otras funciones, regula nuestro ciclo circadiano de vigilia-sueño. Tomada en comprimidos ayuda a combatir el insomnio. Se puede encontrar sola o formulada con plantas medicinales.

También existen en el mercado especialidades publicitarias que inducen el sueño. Son fármacos que no necesitan receta pero que deben tomarse con precaución y durante periodos cortos de tiempo.

Si el insomnio persiste a pesar de todas estas medidas se debe consultar al médico para valorar la utilización de otro tipo de medicamentos.

¿Y a vosotros? ¿Cómo os afectan los cambios de horario de estos días? Cuéntanoslo en un comentario. En la Farmacia Calvo Rojo os podemos resolver las dudas y recomendaros las medidas necesarias.